Oración para atraer el amor

 Mi amado Dios, esta es una manera de acercar mi corazón a ti. Necesito tu ayuda y consuelo. me siento en una triste soledad a pesar de estar rodeada de muchas personas.  A pesar de que comprendo que todo tiene una razón de ser, no ha sido fácil para mi, sobrellevar mi vida sin una persona al lado mío.

Pido a tu infinito amor, que me ayudes a conectar con esa abundancia de amor que ya hay en mi corazón, y con la que puedo crear milagros. Abro mis brazos a tu inmensa y poderosa energía. Permíteme ver amor donde aún no he puesto mi atención. Permíteme conectar con personas maravillosas  y llenas de linda energía, para que de esta manera, mi energía también pueda ser irradiada a quienes me rodean.

Ayúdame a sentirme completa sin importar si ya hay alguien a mi lado, o si aún no ha llegado. Permíteme respirar tranquilidad y felicidad cada día cuando me levanto.

Envía todas las legiones de tus ángeles de amor, para que me rodeen y me cubran con sonrisas, con lindos pensamientos,  que me ayuden a ver belleza en mi y a mi alrededor.

Se que soy una mujer poderosa y llena de fuerza y amor, pero en ocasiones me he sentido como una niña en soledad. Por favor ayúdame, para que cuando me sienta nuevamente de esa manera, sea más grande mi poder interior, y me levante amorosamente, para continuar en mi camino con toda la fé, tranquilidad y alegría de sentirme plena, así tal cual ya es mi vida.

Guía mis manos para ayudar a quienes estén a mi alrededor, guía mi mirada hacia  situaciones armoniososas y gratas, impulsa a mi corazón para que lata fuerte y apasionadamente por todo lo que ya tengo y agradezco, baña mi alma y corazón con el perdón hacia aquellas personas que han dejado huellas dolorosas en mi. Condúceme a abrazar y decir cuanto amo a las personas que me rodean.

Gracias mi amado Dios, entrego a ti mis sentimientos, y me permito liberarme de esa carga emocional que he llevado por largo tiempo. 

Gracias, Amén.

Espero que este post haya sido útil para ti.

Te mando un abrazo hermosamente grande y una lluvia de bendiciones.

Catalina Gallo