¿Por qué nos olvidamos de lo elemental, de lo que realmente es valioso?

 Puede ser por la sociedad, por nuestras creencias, costumbres o por lo que vimos cuando empezamos a crecer. Y por eso ahora que somos  adultos, vemos lo valioso en lugares, cosas, o un cargo mas alto en el trabajo.

Un buen carro, un buen apartamento, y no hablo que esas cosas materiales no seas lindas y merezcamos tenerlas. ¡Claro que si! pero lo realmente valioso fue la salud que tuvimos para poder trabajar, el trabajo que tuvimos con el que obtuvimos ese ingreso económico, el jefe que a pesar de ser gruñón, nos dió la oportunidad de trabajar,  la posibilidad de abrir nuestros ojos cada día, o  el respirar sin necesidad de la ayuda de un aparato…. y así podría seguir y seguir, con miles de cosas por las que debemos estar felices.

Nos acostumbramos a ellas

Decimos que las agradecemos pero no está el sentimiento tan sincero, constante y grandioso por cada una.

Simplemente por poder expresarnos, poder escribir y hablar. Eso es valioso, el poder ser, vivir, sonreir, respirar, gritar, es lo único que tenemos a nuestra disposición siempre, y  que nadie nos puede quitar. Las cosas materiales van y vienen. Y cuando las pierdes, ya podrás obtenerlas nuevamente.

Volvamos a lo esencial

A nuestro punto de partida, y que como niños veamos la belleza de lo elemental. La felicidad de brincar en un charco, de bailar y reir. Porque adicionalmente una buena actitud frente a la vida, te permitirá mas fácilmente solucionar cualquier “problema” por el que estés atravesando.

Espero que este post haya sido útil para ti.

Te mando un abrazo hermosamente grande y una lluvia de bendiciones.

Catalina Gallo