mision de vidaConversando con mi “hermoso yo”

Esa inteligencia divina que hay dentro de nosotros… ese es mi hermoso yo, o por lo menos así le he llamado hasta ahora.

Y el tema de hoy? mi misión en la vida.

 Cada quien tiene su propia misión en esta vida y no esta de mas que te cuestiones cual es la tuya. lo que pasa es que definitivamente eso solo lo sabrás en el momento indicado.

Muchas veces te apresuras por conocer como pasaran las cosas por el por qué de las situaciones. Sin embargo quiero decirte linda niña que toda la vida tiene un orden y es un orden perfecto. nada pasa antes ni después. claro eso lo haz escuchado muchas veces no? pero no es en vano ese dicho de las abuelitas.

La sabiduría no llega sola, llega a través de  los años y a pesar de ser una persona joven en esta experiencia humana realmente tienes mucho de sabiduría y mucho para dar a las demás personas. No te apresures por conocer tu misión, cuando menos te des cuenta ya la estarás viviendo. o quizás ya esta pasando en este momento.

mision de vidaDe eso te darás cuenta realmente cuando cruces la dimensión y veas el por qué de tu recorrido y de la manera en la que ocurrió. Cuántas personas pasaron por tu camino y lo que sucedió con cada una de ellas. Todo tiene un motivo , todo está perfectamente sincronizado. Nada se le escapa a la gran divinidad e inteligencia de la vida.

Así que solo confía, que tu trabajo está transcurriendo por el lugar adecuado y la manera adecuada. Solo confía en que cada paso que es es el correcto, así tenga “errores”, estos serán perfecto tal como tu lo eres.

Llena de tu energía y conocimiento a las personas que tengas a tu alrededor, ellas sabrán aprovecharlo y recibirlo. Y no te preocupes por quienes no lo reciban, pues simplemente sabrás que no es el momento para ellas.

Tu haz tu trabajo y todo lo demás se ira dando por si solo.

Hermosa presencia que hay en ti y que eres todo lo que incluye a la divinidad del universo entero, te valoro y te admiro.

Espero que este post haya sido útil para ti.

Te mando un abrazo hermosamente grande y una lluvia de bendiciones.

Catalina Gallo