¿Qué es meditar?

En muchos lugares se escucha decir que meditar es poner la mente en blanco, y no se trata de eso. Realmente meditar es poner tu atención en lo que estás haciendo en el instante presente. Hay diferentes tipos de meditación. Unas son pasivas y otras son meditaciones activas.

Por medio de la respiración, visualización, fijar tu mirada en un punto, prestar atención a la actividad que haces, por medio del baile, caminar en la naturaleza, pintar…

¿Para qué sirve meditar durante el embarazo?

La cantidad de cambios físicos y emocionales que una mujer vive durante su embarazo son demasiados. En ocasiones no es fácil asimilar cada cosa nueva que llega a nuestra vida, aceptar la transformación de nuestro cuerpo, la alteración de nuestra rutina de cada día y finalmente el cambio en  nuestra vida.

Por medio de la meditación se encontrará ese equilibrio que estamos buscando, para adaptarnos de la mejor manera posible a nuestro embarazo, y nos permite prepararnos para recibir a ese precioso bebé que estamos gestando en nuestro vientre.

Adicionalmente nos traerá beneficios  como:

Mayor oxigenación a la sangre.

Relajación para entrar en mayor contacto con tu bebé.

Reducir el estrés, ansiedad y tensión.

Regulación del ritmo cardiaco.

Ayuda a conciliar el sueño.

Ayuda a controlar los miedos que tenga la mamá.

Disminuye la cantidad de pensamientos (relajación mental).

Mejora nuestro estado anímico.

Reduce la tensión muscular.

Recarga de energía y mejorar tu sistema inmune.

Recuerda que tu bebé siente dentro de tu barriguita. Así que si tu estás feliz y en un estado de tranquilidad, así mismo se encontrará tu bebé.

¿Cómo meditar?

Encuentra un lugar tranquilo en tu casa, advierte que vas a estar haciendo esta actividad para que no te interrumpan.

Apaga celular, ve al baño, toma agua, y ponte ropa cómoda y abrigada para que no sea motivo de distracción mientras meditas.

Busca la postura que más se adapte a ti, sentada o acostada.

Pon música suave.

Simplemente cierra los ojos, pon tus manitos sobre tu barriga o a los lados de tu cuerpo, como prefieras y empieza a visualizar como entras en contacto con tu bebé, háblale, dile lo que sientes, lo que deseas, y cuánto lo amas.

Con una meditación de 3 a 5 minutos diarios, ya empezarás a sentir sus beneficios.

 

Espero que este post haya sido útil para ti.

Te mando un abrazo hermosamente grande y una lluvia de bendiciones.

Catalina Gallo