¿En qué momento dejamos de soñar?

Fuimos creados con la capacidad de soñar

 

Desde pequeños tenemos esa hermosa oportunidad de jugar con nuestra mente. Cada juego lo vivimos como real. Tan real como nuestra vida o hasta más.

 

Somos felices y recreamos lo que nos gusta.

 

Pero en qué momento pasó que dejamos de ¿imaginar? ¿De soñar?  Tal vez por  lo que la sociedad nos enseña, o indica que cuando crecemos, parte de ese “madurar” significa poner los pies en la tierra y dejar de soñar. Pero ¿por qué?

 

 

Dios nos ha dado este regalo

 

Realmente si Dios nos ha dado ese hermoso poder creador en nuestra mente, donde podemos vivir la vida o el mundo que deseemos, ¿por qué razón hay que dejar de hacerlo?

 

Esta bien que debemos asumir y vivir la vida que se nos va presentando. Pero nuestra imaginación hace parte de nuestra vida, de nuestro mundo, de nuestra naturaleza. Así que considero que no debemos rechazarla sino integrarla a lo que somos, y sacarle su máximo provecho.

 

Cuántas veces nos vamos a nuestra imaginación y nos montamos en unas películas, o novelas trágicas, nos llenamos de temor por un posible futuro, que ni siquiera sabemos si sería posible que nos pasara, pero nos invadimos de emociones tensas.

 

 

 

 

Utiliza bien tus poderes

Ok y ¿por qué no hacer lo mismo pero para contagiarnos y llenarnos de emociones positivas? De energía, de luz, de amor, de felicidad?

Bueno. Solo quería hacerte esta reflexión, y te invito a que conectes nuevamente con esa esencia mágica, divertida y creadora que hay dentro de ti.

Te dejo aquí un video, que seguro te podrá guiar para que conectes con esto.

Te mando un abrazo hermosamente grande, y una lluvia de bendiciones para tu vida.

Catalina Gallo

CompartirPin on PinterestShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *